La alergia es un rechazo emocional a algún elemento al que nuestra mente subconsciente asoció una vivencia dolorosa. Al entrar en contacto con dicho elemento, el sistema inmunológico libera anticuerpos, que a su vez liberan histamina, que a su vez provoca la inflamación de los tejidos. A esto se le conoce como respuesta inflamatoria inmune.

La respuesta inflamatoria típica de las alergias, tales como mucosidad, picor, lagrimeo, etc., es debida a que el organismo activa el sistema inmune que se encarga de defendernos fisiológicamente de posibles invasores. Solo que en este caso el invasor no es real, sino simbólico, ya que fue el subconsciente el que lo interpretó y lo registró como tal.

La respuesta inflamatoria se producirá siempre en torno al sentido cuyo estímulo sensorial (auditivo, gustativo, olfativo, táctil) estuviera relacionado con la situación. Si la amenaza fue sentida mientras comíamos una fruta, la inflamación se dará en los órganos del gusto (lengua, garganta, etc.). Si fue acariciando un animal, nos afectará la piel.

La biorresonancia cuántica trabaja interactuando con nuestra respuesta eléctrica inconsciente a los distintos alérgenos (polvo, frutas o frutos secos, huevo, mariscos u otros alimentos, polen, látex, etc.) y desbloquea la emoción que se asoció a ellos. Es decir, elimina la información electromagnética que desencadena la respuesta alérgica.

Es efectiva en el 95% de los casos y son necesarias entre una y tres sesiones.

“La biorresonancia cuántica trabaja interactuando con nuestra respuesta eléctrica inconsciente a los distintos alérgenos y desbloquea la emoción que se asoció a ellos”.

Comienza hoy el cambio

Contacta conmigo sin compromiso y comienza a transformar tu vida.